martes, 11 de noviembre de 2008

Glock

Arrancamos. Llevo preparado el pasamontañas y la pistola: una Glock. Glock, me encanta la palabra. Pienso en cómo suena una bala cuando entra, glock. La cabeza al golpear el suelo, glock. Una gota de sangre que rebota, glock.

Preciosa, es preciosa. Me gusta tenerla en la mano, pero cuando la toco mil tambores vibran en mi cabeza resonando como una alarma repetitiva. Glock, a lo mejor es el vacío, la nada, como un espacio sin espacio en donde no existe el eco, glock. Eso tendría más sentido.

Me encuentro mal; tengo arcadas que intento disimular como puedo. Manuel sonríe y me dice: "Ya verás, chaval, esto está chupado". Intento no dudar.

Para la furgoneta, me bajo el pasamontañas y guardo la pistola, glock. Salto al suelo y se me cae. No he debido poner el seguro porque cuando la recojo se dispara y mata a Manuel. Los guardias nos oyen y sacan sus armas, y yo caigo al suelo, glock. Y los tambores cesan, glock. Sólo oigo glock glock glock glock .....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por si te sirve, "Glocke" es campana en alemán, y "Glockenspiel" es carillón. A mí siempre me ha gustado mucho la palabra "Glockenspiel".

Está bien el cuento. Beso.

Maya Bee dijo...

Suena mucho mejor "Glockenspiel" que carrillón. :-) A mí me gustan las dificiles de pronunciar, "Obviously" es perfecta. "Glock" me parece muy sensual. :-)

Gracias, cuanto más lo leo menos parece mío. :-)

Beso.