domingo, 11 de julio de 2010

Mascota

Lo metió en la bolsa de basura, y en la esquina, donde estaba su pequeña cabecita, todavía se podía ver el movimiento de su respiración.

Después, llamó al ascensor. 

No hay comentarios: